Texto: Erik Azpeitia

Por un error en la entrega, un maletín que debía ser destinado para asegurar que Carlos Sotomayor (Francisco Denis), un pesado empresario obtuviera el favor de un juez que sería decisivo para un proyecto de grandes dimensiones, ha ido a parar a manos de Miguel (Aarón Aguilar) y su mujer Carmen (Liliana Arriaga, la ‘chupitos’) que se vuelven locos de emoción al descubrir que en su interior hay varios millones de pesos.

El placer les dura poco al ser encontrados por los emisarios del Diputado Fonseca (Carlos Corona), un trío de guaruras que cometieron el error en primer lugar. En paralelo, al Chulo (Pierre Louis) se le presenta una oportunidad única cuando el taxista Ramiro (Silverio Palacios) su amigo y principal impulsor le consigue una cita con el dueño de un equipo de fútbol que resulta ser el mismo Sotomayor. Pero primero el Chulo debe reponerse de la decepción que le ha causado que el amor de su vida, la hermosa Gaby (Adriana Dugarte) lo haya dejado por volver con El Gusano, un capo de la mafia de Tepito.

Persecuciones a pie y en vehículos, pesquisas por parte de la policía que complica todo el involucra a sus altos mandos, corrupción y más corrupción es lo que vemos en esta hilarante historia de enredos en la que el director Carlos Santos nos presenta a modo de farsa un retrato de la manera como se arreglan los contratiempos cuando hay influencias y poder o cuando se es gente de barrio, persiguiendo o huyendo y en la que el legendario ladrón La Rata (Luis Felipe Tovar) tiene una pequeña pero grandiosa participación en lo que seguramente será la película mexicana más divertida de la temporada.

Deja un comentario