Uno de los géneros que más disfruto en el cine es el terror psicológico, uno de los directores que más me han absorbido es Ari Aster, con películas como Hereditary o Midsommar que te dejan anonadado por toda la complejidad que contienen pero que traen consigo un buen conjunto de sucesos que se van hilando para descubrir finales extraordinarios. Antes de grabar estos filmes asombrosos él contaba con una serie de cortometrajes realmente buenos que desarrollan su papel como cineasta en la industria, les daré un tentempié para poder introducirlos y quizá animarlos para que los miren porque en realidad es algo que creo no se deberían perder.

The Strange Thing About the Johnsons

Fuera de todo lo que representa una familia perfecta, muchas veces no sabemos que sucede dentro de ella, sin duda es algo muy fuerte de ver y te deja con los pelos de punta porque no es algo que siquiera se hable, como si fuera un cuento de horror que te paraliza y hace analizar cada suceso para encontrarle coherencia pero también para no quebrarte la cabeza pensando: ¡cómo carajos pudo suceder eso! Totalmente traumático, asqueroso para la mente, visceral para los sentimientos, pero tan extraordinario para la mente de un cineasta.

Basically

Un monologo bastante bien direccionado, una chica con un status económico muy alto te va desentrañando momentos de su vida pero también como los siente en ese momento. Es como estos pensamientos que te sucumben y succionan tu estabilidad, como cuando hablas con alguien y llega la disociación y no puedes parar, solo vas desenredando un hilo de ideas, una tras otra para llegar a un final que no te alimenta en nada pero ya te desnutrió del todo.

Munchausen

En este caso el amor por los hijos puede hacer perder el control sobre todo, aun sobre nuestros propios códigos morales y la sensación de pérdida hará detonar dentro la protagonista un desastroso final. A diferencia del primer corto, aquí hay más realidad que ficción pero te hiela la sangre porque es algo que podría suceder en diferentes estratos sociales, un hijo no es nuestro, solo será un acompañante en una época de la vida. En las primeras escenas se puede simpear la tan famosa escena de Up de un inicio pero con las mismas crudas realidades que las dos poseen.

Elegí los que más tocaron fondo dentro de mí, en la pantalla es importante irte conectando con lo que sucede para que cause el efecto que el director quiere demostrar, espero sin duda que los vean y disfruten.

-Angélica H.G

Deja un comentario