Con la idea de crear historias más originales en el cine de terror en 2019 se estrenó la película “ESCAPE ROOM” que tomaba ésta día de actividad moda de encerrar a varios participantes en un cuarto y encontrar pistas para poder salir en un breve tiempo.

La cinta tuvo una buena recepción, sobre todo entre los adolescentes pues ofrecía un toque de emoción y bastante diversión. Esto llamó sin duda, la atención de los productores de SONY PICTURES quienes no tardaron en hacer una secuela con la intención de comenzar una saga…

 Después de haber sobrevivido al juego en el que fueron prisioneros Zoey y Ben han tenido que lidiar con muchas secuelas por todo lo que pasaron en la mortal aventura sobre todo la incredulidad de las autoridades quienes piensan es solo un invento.

Aún así, Zoey está decidida a conseguir pruebas de la existencia de MINOS la empresa que se encuentra detrás de los macabros cuartos. Junto con Ben la chica decide ir a NY en dónde tienen el indicio de que se encuentra la cede de la empresa.

Lo que los chicos no saben es que MINOS los está conduciendo a una trampa, encerrándolos en un vagón del metro junto con otros sobrevivientes  para comenzar una nueva partida, una vez más la pesadilla vuelve a aparecer en la vida de Zoey y esta vez nadie está a salvo….

Esta secuela conserva todo lo que la primera tenía de atractivo la primera entrega, una buena dosis de adrenalina, muy originales acertijos, algunas malas actuaciones y muchos, muchos gritos.

Es innegable que el objetivo de esta secuela es intentar dar coherencia y una base sólida al primer filme para poder crear una franquicia pero en el afán de lograrlo simplemente se crean más hoyos argumentales que son imposibles pasar por alto, sin dar muchas vueltas en el guión, la dinámica sigue siendo la misma que la entrega anterior pero en esta ocasión con puestas más vistosas y mayor agilidad al momento de resolver los acertijos lo que hace funcionar de una mejor manera todo el filme.

El corazón de esta cinta sigue siendo la mancuerna Taylor Russell y Logan Miller pero sin duda quien destaca es Hollan Roden quien roba la cámara en muchas ocasiones a los protagónicos creando un personaje bastante enigmático.

ESCAPE ROOM 2 intenta dar uniformidad a los dos filmes teniendo como ventaja que el director de la anterior entrega Adam Robitel vuelve a tomar el mando aprendiendo sobre las debilidades filme anterior y resaltando las fortalezas creando una película sumamente entretenida , visualmente muy atractiva y sobre todo muy divertida.

La película cuenta con una versión extendida para Blu Ray con un par de secuencias de 10min. Que profundiza mucho más la trama y que sin duda sería una mejor opción para proyectar en las salas de cine.

Deja un comentario