Texto: Erik Azpeitia

Gracias a los legendarios 10 anillos que le confieren tanto incomparable fuerza física como otras habilidades, entre ellas la longevidad, Fu Manchú dedica siglos de su vida a acumular poder y riquezas derrotando a quien se pone en su camino.

Eso hasta que intentando conquistar la mítica aldea de Ta Lo y lo único que le falta para sentirse completo, se enfrenta a una guerrera a la que no puede vencer y cae rendido a sus pies. Ambos renuncian a sus respectivas vidas dejando atrás todo para formar una familia y de esa unión nacen Shang-Chi y su hermana Leiko.

Años después, el joven Shang-Chi deberá volver a su tierra natal para enfrentar a su padre. Con una producción plagada de efectos especiales (qué raro!, Marvel no hace eso), elaboradas peleas de artes marciales y empapada de acción en una trama con buenos giros de tuerca y bastante entretenida en la que los protagonistas sortean todo tipo de adversidades en su camino, nos llega ooooootra película de la casa especialista en el cómic homónimo en la que una vez más hay que salvar al mundo.

Si bien Awkwafina y demás elenco joven cumplen bien en sus papeles, son las actuaciones secundarias (el elenco mayor y más nutrido que incluye los ganadores del Oscar Ben Kingsley y Michelle Yeoh) las que llaman la atención incluyendo cameos de personajes inmediatamente reconocibles.

La historia de Shang-Chi originalmente iba a ser concebida como una versión en cómic de la aclamada y ultra popular serie de TV de los 70 Kung-Fu (de la cual ya hay una nueva versión) en pleno boom de las artes marciales en USA, pero al complicarse el asunto de los derechos de autor y demás aspectos legales decidieron darle otro enfoque aparte que el filme retoma pretendiendo convertir al personaje en el equivalente al estandarte y fenómeno que se volvió Black Panther en su momento pero para la cultura asiática (a Disney no se le va una) y por supuesto la carga está bien balanceada entre los roles en cuanto a la participación de géneros (qué raro de nuevo, es Disney).

Apostando fervientemente en que la película acaparará la cartelera, Disney ha decidido lanzarla sólo en cines y no en streaming como hizo con Black Widow y es que tiene todo para hacerlo: desbordante acción, impresionantes efectos, buen humor, buenos giros de tuerca y una muy cuidada estética.

No está de más mencionar que hay un par de escenas post créditos así que hay que ponerse cómodo en la butaca y esperar a que pasen (los de FX obviamente parecen interminables) para saber de qué tratan, por supuesto los fans de este tipo de cintas quedarán más que complacidos y para los que no por lo menos resultará entretenida.

Deja un comentario