Valdimar Jóhannsson nos regala una cinta bastante técnica, con un trasfondo del folklore de Islandia y los caprichos de la naturaleza

Cordero es un drama surrealista que nos presenta a una pareja interpretada por Noomi Rapace y Hilmir Snaer Gudnason, quienes viven en una granja en las montañas de Islandia. Alejados de la ciudad, su única compañía es su perro y las ovejas que crían.

Un día una oveja da a luz algo que parecería una aberración de la naturaleza, un ser mitad oveja, mitad humano, que para ellos significa la oportunidad de tener una familia, mientras la oveja que sería su verdadera madre de la criatura, intenta “recuperarla”, creando una lucha de poderío por ver quién es la mamá, haciendo un ambiente de tensión.

Es así que comienza un drama donde los deseos de formar una familia y la alegría de éstos poco a poco van deteriorando la estabilidad de los protagonistas, llevándonos por un viaje majestuosamente narrado de manera visual con el lenguaje cinematográfico y la fotografía.

Lamb es una cinta maravillosa en todos los aspectos técnicos, encuadres, fotografía, transiciones y mejor en actuaciones, pero que lamentablemente no es para todo tipo de público, en algunos lados se ha manejado como terror, incluso piensan que es del estilo de The VVitch, pero no, Cordero es un filme complejo, pesado incluso, que nos simboliza la ausencia, la soledad, la pérdida y la alegría, con un trasfondo del folklore de Islandia y los caprichos de la naturaleza, es ese tipo de cine que lo amas u odias, pero no puedes quedarte en un punto medio.

Deja un comentario