Se publicó en Alemania en 1487, escrito por los inquisidores Jacob Sprenger y Heinrich Kramer un año antes.

Fue redactado y elaborado para probar la existencia de brujas y compartir información para combatirlas. 

Desarrolla una teoría jurídica y teológica muy detallada; se difundió en toda Europa y tuvo un gran impacto en los juicios contra las hechiceras en este continente durante 200 años aproximadamente.

Alcanzó su máximo a mediados del siglo XVI y hasta mediados del XVII; los principales teólogos de la Inquisición en la Facultad de Colonia condenaron el libro por recomendar procedimientos poco éticos e ilegales.

Más tarde se usó en las cortes reales y contribuyó al enjuiciamiento cada vez más brutal de la brujería durante los siglos XVI y XVII.

Se divide en tres secciones, cada una se plantea preguntas específicas; la primera parte es para probar que la brujería existe.

Detalla cómo el demonio y sus seguidores perpetran males, aunque las autoridades eclesiales explicaban esto como un castigo, realmente se proclamaba que Dios permite estos actos, con el fin de que el diablo no ganara un poder ilimitado y destruyera el mundo. 

La segunda parte habla sobre: hechizos, pactos con el diablo, sacrificios y alguna información que supuestamente recabaron Sprenger y Kramer en libros de magia.

La tercera parte detalla los métodos para detectar, enjuiciar y destruir brujas. La tortura es vista como algo natural y si no confesaba voluntariamente, se recurre a ella como un incentivo para hacerlo.

En su traducción, Montague Summers lo describe como: uno de los libros más importantes, sabios e influyentes. 

Gracias a la imprenta, se permitió que las masas tuvieran alcance a este y por 200 años fue el segundo texto más vendido, después de la biblia. 

Este manuscrito dejó testimonio de uno de los acontecimientos más importantes en la historia, pues con este, se condenó a medio millón de mujeres. 

En tres meses, cinco mil mujeres fueron juzgadas en Génova, siete mil en Trier y no podemos olvidar los famosos Juicios de Salem en USA a finales de XVII. 

El sexismo y la misoginia están implícitos en este texto, ya que los autores creían que las mujeres eran criaturas inocentes y emociones, por lo que eran un objetivo propenso a ser brujas; esta teoría se apoya de la tradición cristiana. 

Ya entrados con el contexto, te invitamos a que descubras lo que se plasma en las páginas. Te dejamos el link con el PDF completamente gratis. 

LEE AQUÍ MALLEUS MALEFICARUM

Deja un comentario