BY: Giuseppe Tornatore

“La vida no es como la has visto en el cine, la vida es más difícil. ¡Márchate! ¡Regresa a Roma! Eres joven, el mundo es tuyo, yo ya soy viejo, no quiero oírte más, sólo quiero oír hablar de ti.”

Después de tanto tiempo sin disfrutar algo de cine me aventure a encontrar algo que me hiciera decirle al mundo: véanlo, véanlo por favor, que si no lo ven no es como que se acabe el mundo, lo sé, pero a veces es necesario compartir lo que pasa, lo que paso o lo simplemente lo que quedo captado en cámara para el disfrute de los demás. Por ello después de ver esta preciosa obra de arte, una completa expresión de cine y me aventurare a contarles lo siguiente…

En algún pueblo de Italia la diversión de la gente se encuentra en el cine, mayormente visitada por hombres que ahí encuentran un escape de su día a día, en la parte de adelante se conforma por niños y ahí nuestro protagonista encuentra su camino, Toto un pequeño niño de sonrisa radiante, con un papá ausente por la guerra y una familia pequeña que a duras penas tiene el pan de cada día.  Salvatore el dueño del lugar le va mostrando poco a poco el arte de las cintas, al ser un cine pequeño la dictadura la toma el Padre que decide que escenas deben ser mostradas y cuales no; los besos se censuran completamente y las escenas sexuales ni siquiera nombrarlas, pero con todo y eso la gente lo disfruta como si no hubiera magia en ningún otro lado, más que ahí. Toto al ser muy pequeño pero muy listo va absorbiendo toda esa información y demuestra que todos podemos ser grandes si le ponemos empeño. Al pasar el tiempo se va reafirmando su relación amistosa con Salvatore, después de que Toto ayuda lo ayuda en su examen de primaria y así seguir en el cine como un aprendiz, él pequeño se gana el respeto de toda la gente después de un trágico suceso que les cambiaría la vida a los dos personajes principales. La trama se va conformando en pláticas, algunas llenas de profundidad y otras más vanas, pero siempre con un amor tan dulce y una hermandad que realmente poco se ve en el mundo.

Al ser una de las cintas más nominadas en su época, y tan aclamadas aun después de tanto creí que podría llenarme el gusto sin problemas, y así fue es una de las mejores cintas de amor de la época y aclaro de nuevo, no es ese amor romántico el que se cuenta, es un amor tan inocente y lleno de paz que me hizo llorar cada palabra, cada escena es una carta de amor al cine, no hay nada que tenga de malo, cuenta con comedia, con tragedia, con romanticismo (porque Toto crece y eso evidentemente pasa), con melancolía y nostalgia pero también con una felicidad tan grande que no habrá sentido que no llene a la persona que se aventure a verla. Es sin duda una de mis nuevas películas favoritas.

-Angélica H.G.

Deja un comentario