Texto: Deftone

Después de algunos cambios de fecha para su estreno por la pandemia, por fin llega a las pantallas de cine la segunda entrega del Symbiote favorito de todos.

Venom: Carnage Liberado como se vio desde su primer trailer, es una cinta que va por el camino de la comedia, presentándonos en un inicio el pasado de Cletus Kasady y su amorío con una mutante llamada Frances Barrison, en época actual el criminal pide hablar con Eddie Brock, para que sea él, quien cuente su vida, Brock y Venom descubren un secreto de Kasady, al publicarlo detonan su ira e invita a Eddie para que vea su ejecución.

Éste encuentro entre Cletus y Eddie da como resultado el nacimiento de Carnage, quien escapa de su ejecución destrozando todo a su paso, para ir en busca de su amada y vengarse de Venom.

Es así que vemos por primera vez en pantalla a Carnage, dejando a su paso un sin fin de destrucción y muerte, mismo que poco a poco va decayendo en la cinta. Como dije en un principio, la película muestra grandes dosis de humor, pero no equilibrado con la acción y/o la violencia que Carnage debería representar, ya que pierde toda seriedad y peso el personaje.

Dentro de Marvel Carnage es la encarnación de la violencia, de la maldad, el asesinato despiadado y aquí vemos parte de eso, pero dosificado con humor, mismo que cae a veces en lo simple, quizá al bajarle la clasificación a la película perdió eso que hace grande al villano.

Sus motivaciones son muy simples, buscar a su amada, mientras quiere venganza, Venom por otra parte está en una crisis de identidad, misma que se resuelve en pocos minutos, como si fuera un niño caprichoso a quien le dan una paleta para que deje de llorar.

Lo que si es que entretendrá a todo quien la vea, debido al ritmo que maneja, en ningún momento decae, ocurre todo con tal frenesí que no da tiempo a aburrirse, si no todo lo contrario, además la escena postcréditos es una maravilla y dejará a muchos fans complacidos.

Deja un comentario