BY NICOLAS WINDING REFN

¿Hasta qué punto alcanzar la belleza nos resuena dentro de nosotros mismos? Al ser una constante más generalizada para las mujeres ¿Cómo debe ser la mujer ideal? Esto tiene muchas variantes dependiendo del contexto socio cultural en donde se viva, probablemente el estándar no se adecue a todas las partes del planeta pero con la globalización de los medios de comunicación, cada vez se va acrecentando estas similitudes.


Neón Demon nos relata la historia de Jesse, una chica que perdió a sus padres y decide mudarse a Los Ángeles para buscar un futuro como modelo, con la belleza que irradia pocos son los que no se desvanecen cuando la ven, la subjetividad de está belleza puede notarse en su casero, que a simple vista no la ve como todos porque sabe que no es una chica que puede llevarse a la cama inmediatamente. Es todo lo que se acercaría a perfecta, y así entra al mundo de la moda más rápido de lo que debería causando el rechazo, los celos y la envidia de chicas que apuestan cada cosa que poseen para obtener y ser cada vez más perfectas, incluyendo su salud emocional y física.


Una de las escenas que deben ser totalmente resaltables es cuando Jesse empieza a reconocer el poder que puede obtener a cambio de ser simplemente ella, a inicios, cuando un tigre se presenta en su habitación y hace destrozos inimaginables, desde la perspectiva del autor podemos asumir que Jesse se volvió enérgica, el poder que le compete a sí misma no tiene límites, de igual forma cuando momentos después una pantalla blanca la enfoca junto al camarógrafo y después prosigue a analizarla y desnudarla, absorto por sus encantos ella sigue demostrando una dominación por lo que toque.


Es una película bastante criticada en los medios por parecer tener toques del cisne negro y perfect blue, pero en realidad la industria de cualquier campo es agresiva, el capitalismo consume a cualquier ser humano este adentro o no, la belleza inalcanzable y la cultura de masas están al rojo
vivo y podría tener intertextualidad unas con otras, desde la perspectiva del filósofo Umberto Eco entendemos la realidad acuñada a lo que vemos en estas realidades: Desde los modelos estelares del cine a los protagonistas de novelas de amor, incluidas las emisiones de televisión para la mujer,
la cultura de masas representa y propone casi siempre situaciones humanas que no tienen ninguna conexión con situaciones de los consumidores, pero que continúan siendo para ellos situaciones modelo. ¿Es momento de cambiar la visión de belleza? O simplemente, ¿dejar de lado los cuerpos que nos representan y ver más allá de estos mismos?
-Angélica H.G

Deja un comentario